Cartílago de Tiburón

feature-top

El cartílago de tiburón, como su nombre lo indica, es un tejido elástico resistente que les sirve de apoyo a los tiburones marinos. Estos son capturados en los océanos por el hombre para extraerles el cartílago del esqueleto y utilizar su extracto como un componente medicinal. Constitutivamente el extracto de cartílago incluye: lactato de escualamina, el AE-941 y el U-995. Se considera que es un suplemento dietético muy nutritivo, en la medida que aporta al organismo gran cantidad de proteínas, calcio, fósforo, colágeno, azufre, sulfato de condroitina y muco-polisacáridos. Debido a estas propiedades, es tan apetecido en muchos países del mundo por su poder anti-inflamatorio, analgésico, anti-tumoral y protector del sistema inmunológico.

Al parecer, el sacrificio de un tiburón para obtener el cartílago medicinal no es en vano para el ser humano, ya que de aquél obtiene múltiples beneficios, se considera que es un elemento medicinal bastante eficaz para combatir el cáncer, incluido el cáncer llamado “sarcoma de Kaposi”, el cual se desarrolla más usualmente en las personas que padecen el VIH. De igual modo (sin descartar el alto grado de probabilidad), se utiliza también para la artritis, la psoriasis (mejorando la apariencia y disminuyendo la aplicación de las placas de psoriasis), para ayudar al proceso de cicatrización de las heridas, para aliviar los daños causados a la retina ocular a causa de la diabetes y para reducir la enteritis, esto es, la inflamación del intestino. Ligado a lo anterior, el cartílago de tiburón se ha utilizado como un complemento de las dietas, especialmente de los deportistas, creyendo evitar el desgaste de las articulaciones por el exceso de ejercicio.

No obstante, la eficacia de estos beneficios, pese a estar apoyados por investigaciones científicas, no es determinante y absoluta, puesto que se ha comprobado que es ineficaz, por ejemplo, para curar los cánceres avanzados y previamente tratados, como el cáncer de mama, de próstata, de pulmón, de colon y del cerebro. Además, científicamente no se tiene una determinación precisa de si el cartílago de tiburón AE-941 ayuda a combatir el cáncer de riñón, puesto que sólo esporádicamente parece incrementar la supervivencia de las personas con cáncer renal avanzado. Y la misma duda prevalece en el beneficio que supuestamente provee al tratamiento y la reducción de los síntomas de la artritis y la osteoartritis, ya que incluso no es un hecho que el cartílago de tiburón sea absorbido por la piel. Por último, se cree que el cartílago de tiburón podría ayudar a prevenir el crecimiento de los tumores. No obstante, las pruebas para demostrar su eficacia en estos usos aún no es contundente.

Ahora bien, pese a esa indeterminación precisa de su eficacia, lo cierto es que el cartílago de tiburón aumenta sobremanera los niveles de calcio, razón por la cual puede ser un elemento peyorativo para las personas cuyos niveles de calcio ya son demasiado altos. Más aún, dentro de sus posibles contraindicaciones se ha encontrado que este producto causa mal sabor en la boca, náusea, vómito, malestar estomacal, estreñimiento, presión arterial baja, mareos, fatiga y puede alterar los niveles de azúcar en la sangre. Aparte de esto, se ha comprobado que el cartílago de tiburón contiene toxinas asociadas al Mal de Alzhaimer y otras dolencias neurológicas.
 

Consejo del día

No uses toallas para secar tu cara

Despúes de ducharte o de tu rutina de limpieza no uses toallas para secar tu cara, dejala que se seque naturalmente y en cambio aplica un poco de crema humectante.Asi lograrás mayor hidratación ya que los productos de belleza penetran mejor sobre la piel húmeda y evitarás que las bacterias que se acumulan en las toallas le hagan daño a tu piel.

Más Consejos»